BALLET DEL TEATRO MARIINSKY DE SAN PETERSBURGO
Teatro del Generalife
lunes 1 julio 22:30 Danza

Artistas

Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo

Yuri Fateev, director artístico

Programa

 

Chopiniana

Música: Fryderyk Chopin

Coreografía: Michel Fokine (1908)

Versión revisada por Agrippina Vaganova (1931)

Argumento: Michel Fokine

Diseño de escenografía sobre bocetos originales de Orest Allegri

Pianista: Alexandra Zhilina

Estrenado el 8 de marzo 1908 en el Teatro Mariinsky

Duración: 35 minutos

 

DESCANSO

 

In the Night

Música: Fryderyk Chopin

Coreografía: Jerome Robbins

Puesta en escena: Ben Huys

Diseño de vestuario: Anthony Dowell

Iluminación: Jennifer Tipton

Revisitado por Nicole Pearce

Pianista: Liudmila Sveshnikova

Estreno mundial el 29 de enero de 1970 por el New York City Ballet, Nueva York

Estrenado en el Teatro Mariinsky el 18 de marzo de 1992

Estreno de la versión de Nicole Pearce el 5 de mayo de 2009

Con el permiso de The Robbins Rights Trust

Duración: 25 minutos

 

DESCANSO

 

Marguerite and Armand

Música: Franz Liszt (Sonata para piano en si menor). Orquestación de Dudley Simpson

Coreografía: Frederick Ashton

Repetidor de la producción en el Teatro Mariinsky: Grant Coyle

Diseño de escenografía y vestuario: Cecil Beaton

Concepto de luces original: John B. Read

Pianista: Vladimir Rumyantsev

Estreno mundial el 12 de marzo de 1963 por el Royal Ballet, Royal Opera House, Covent Garden, Londres

Estrenado en el Teatro Mariinsky en julio de 2014

Duración: 30 minutos

Grandes coreógrafos del siglo XX reinterpretan el ballet romántico

En el segundo programa del Mariinsky, Chopin y Liszt sirven de base a tres coreógrafos esenciales del siglo XX para reinterpretar el ballet romántico. Son Michel Fokine, el creador con el que Diaghilev inició sus Ballets Russes; Jerome Robbins, emblema junto a Balanchine del ballet neoclásico norteamericano desde el New York City Ballet, y Frederick Ashton, el gran creador del Royal Ballet. Con Chopiniana, Fokine nos adentra en un mundo onírico, presidido por el personaje del poeta y sus musas, las sílfides, vestidas en blancos tutús largos. En su ya clásico In the Night, Robbins se inspira también en Chopin para dotar de personalidad singular a tres parejas de bailarines con sus íntimos nocturnos. Ashton, por su parte, adapta la novela La dama de las camelias para su afamado y pasional ballet Marguerite and Armand, basándose en la Sonata para piano en si menor, de Franz Liszt. Fue creado para la pareja de astros del momento, Margot Fonteyn y Rudolf Nureyev, y en la noche de su estreno en 1963, tuvieron que salir a saludar veintiuna veces ante la aclamación del público en Covent Garden.